Innovación

La experimentación, el desarrollo y la búsqueda de mejorar los procesos es una constante en Las Marías. Gracias al compromiso y los cuidados de cada colaborador al realizar sus tareas, los resultados llegan al consumidor a través de cada uno de nuestros productos.

Reproducción vegetativa

Las Marías fue precursora en la investigación y desarrollo de plantas de yerba mate. Luego de más de 30 años de trabajo, en nuestro vivero logramos seleccionar los mejores brotes de yerba mate y té, y mediante reproducción vegetativa hoy obtenemos plantas idénticas en productividad. Se trata de una selección natural que facilita que las plantas expresen todo el potencial de su especie.
Tener varietales seleccionados permite que el producto siempre mantenga el mismo sabor y color, así aseguramos la calidad superior y el rendimiento desde el origen.

Manejo integrado de plagas y cuidado de suelos

En 1986 comenzamos con el proyecto de Manejo Integrado de Plagas. Junto al INTA e instituciones universitarias, a lo largo de los años fuimos conociendo en profundidad cada rincón y organismo presente en el agroecosistema de Las Marías. Para resguardar nuestros cultivos de las plagas, elegimos preferentemente productos biológicos que no dañan el entorno y son inocuos para el ser humano, favoreciendo la acción natural de los insectos benéficos.

Además, reemplazamos los insecticidas por productos naturales especialmente desarrollados bajo nuestro sistema integrado.

Labranza mínima y curvas de nivel

Con el objetivo de proteger la fertilidad de los suelos de la erosión provocada por las copiosas lluvias de la región, utilizamos la labranza mínima en los cultivos de té, yerba y especies forestales. Esto consiste en intervenir lo menos posible el terreno al momento de cultivarlo para no interferir en los procesos naturales que allí se desarrollan.
Además, cultivamos en curvas de nivel, lo cual también previene la erosión del suelo ya que los contornos aumentan la infiltración de agua.

Malezas y cubiertas verdes

El estudio y el mantenimiento controlado de algunas malezas nos permitió mantener en equilibrio el entorno de las plantaciones. Su presencia vigilada genera las condiciones necesarias para que convivan predatores y plagas en niveles aceptables para la producción.
Por otra parte, durante la poda, al dejar el suelo cubierto con ramas también logramos evitar el arrastre del agua y la erosión. Así sumamos un cuidado más al suelo y al agroecosistema de Las Marías.